jueves, 3 de julio de 2008

PIROPAZO, Miguel Reyes


Hunde un cuchillo marinera,
hasta el sentido,
para saber por quien suspira el corazón mío.
Como un pozo ama al patio
y la lluvia a las macetas,
como un viento y otro viento a una veleta.
Como la iglesia a los fusiles
de los cobardes,
como un pobre a un pobre perro
para que le ladre,
como un mar a un vaso de agua
o el grito al abismo,
como el cielo a las desgracias,
como un cura al catecismo.

Como la brisa de agosto a las persianas,
como un manto de caricias a los pasillos,
como pueden los fulanos a las fulanas,
como un nido de secretos a los pestillos.

Como un chivo a la legión,
como Dios a un huracán,
como un preso a una ilusión,
como el ruido a la soledad.

Como un barco al horizonte,
como el loco a su cordura,
como un hombre a otro hombre,
como el norte solo al norte,
como el torito a la luna.

Como el hambre a los chiquillos,
como un cojo a una mentira,
como el miedo a lo prohibió,
como el sexo a los gemidos,
como la muerte a la vida.

Como un tonto a un san benito,
como el frío al mes de enero,
como el nudo a la corbata,
como el rey al monedero.

Hunde el cuchillo marinera
a ver si muerto ya te enteras,
nadie habrá que así te quiera,
así como yo te quiero.

Miguel Ángel Reyes

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...