martes, 16 de mayo de 2017

Dentro de mi alma fue de mí engendrado...

 Soneto XXXI

Dentro de mi alma fue de mí engendrado 
un dulce amor, y de mi sentimiento 
tan aprobado fue su nacimiento 
como de un solo hijo deseado;

mas luego de él nació quien ha estragado 
del todo el amoroso pensamiento: 
que en áspero rigor y en gran tormento 
los primeros deleites ha tornado.

¡Oh crudo nieto, que das vida al padre, 
y matas al abuelo! ¿por qué creces 
tan disconforme a aquel de que has nacido?

¡Oh, celoso temor! ¿a quién pareces? 
¡que la envidia, tu propia y fiera madre, 
se espanta en ver el monstruo que ha parido!
Soneto XXXII

Mi lengua va por do el dolor la guía; 
ya yo con mi dolor sin guía camino; 
entrambos hemos de ir, con puro tino; 
cada uno a parar do no querría;

yo, porque voy sin otra compañía, 
sino la que me hace el desatino, 
ella, porque la lleve aquel que vino 
a hacerla decir más que querría.

Y es para mí la ley tan desigual, 
que aunque inocencia siempre en mí conoce, 
siempre yo pago el yerro ajeno y mío.

¿Qué culpa tengo yo del desvarío 
de mi lengua, si estoy en tanto mal, 
que el sufrimiento ya me desconoce?





















A finales de 1522, se embarcó, en compañía de Juan Boscán y Pedro de Toledo o Pedro Álvarez de Toledo y Zúñiga, futuro virrey de Nápoles, en una expedición de socorro que quiso (y no pudo) evitar la caída de Rodas en poder de los turcos; de nuevo resultó herido, esta vez de gravedad...Para saber más pulse aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...