miércoles, 30 de enero de 2019

Garcilaso de la Vega, sonetos...

Soneto XXV

¡Oh hado ejecutivo en mis dolores, 
cómo sentí tus leyes rigurosas! 
Cortaste el árbol con manos dañosas, 
y esparciste por tierra fruta y flores.

En poco espacio yacen los amores, 
y toda la esperanza de mis cosas 
tornados en cenizas desdeñosas, 
y sordas a mis quejas y clamores.

Las lágrimas que en esta sepultura 
se vierten hoy en día y se vertieron, 
recibe, aunque sin fruto allá te sean,

hasta que aquella eterna noche oscura 
me cierre aquestos ojos que te vieron, 
dejándome con otros que te vean.
Soneto XXX

Sospechas, que en mi triste fantasía 
puestas, hacéis la guerra a mi sentido, 
volviendo y revolviendo el afligido 
pecho, con dura mano noche y día;

ya se acabó la resistencia mía 
y la fuerza del alma; ya rendido 
vencer de vos me dejo, arrepentido 
de haberos contrastado en tal porfía.

Llevadme a aquel lugar tan espantable, 
que, por no ver mi muerte allí esculpida, 
cerrados hasta aquí tuve los ojos.

Las armas pongo ya, que concedida 
no es tan larga defensa al miserable; 
colgad en vuestro carro mis despojos.
























Garcilaso de la Vega, Garcilaso entró a servir en 1520 al rey Carlos I de España en calidad de contino real. Aprendió griego, latín, italiano y francés, así como el arte de la esgrima y a tocar la cítara, el arpa y el laúd...Para saber más pulse aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...